Rock en tu idioma Sinfónico: La nostalgia nos hace felices.

     Si consideramos que el movimiento  llamado “rock en tu idioma” fue creado (por una compañía discográfica) a mediados de los años 80´s y que en esas fechas  su Godinez servidor apenas estaba por nacer; es obvio que no me tocó vivir absolutamente nada  de aquellos años. Las canciones y las bandas las fui descubriendo  muchos años después, cuando  ya la mayoría de esos grupos, tanto argentinos, españoles y mexicanos  no existían.

Aunque posteriormente las grandes bandas de esa época volvieron a reunirse y salir de gira,  y así pude ver a muchas de ellas, varios de los éxitos del “rock en tu idioma”, sobre todo de bandas menores, quedaron  en el limbo, entre el olvido y la nostalgia, entre el recuerdo y las ganas de poder escucharlas al menos una vez en vivo.

Sabo Romo fue consciente de esta necesidad de más de una generación y formó un combo con varios de los  protagonistas del movimiento, los juntó, agregó  una orquesta sinfónica  y dio con el antídoto a la  nostalgia rockero ochentena: Rock en Tu idioma Sinfónico.

Así, con una alineación en la que destacaba Leonardo de Lozanne, Chix Amaro (Neón), Piro, Cala y Arturo Ibarra, se presentó este proyecto  ante una buena asistencia (habíamos muchos Godinez) en la feria de Puebla 2017.  El inicio fue contundente: "Viento" de Caifanes y ya sabíamos lo que  nos esperaba: un  cañón musical que disparaba éxito tras éxito. Muchos conocimos estas canciones  gracias  un casete que nos roló un tío, a que las ponían nuestros padres o que las escuchamos en  estaciones de radio que se escuchan en la oficina; de esas estaciones donde después de una rola de Héroes del Silencio sigue una de Ricky Martin y después una de U2 (que casi siempre es “one”).

La presencia de Leonardo de Lozanne  convirtió a todas las asistentes en adolescentes de 15 años de edad que no paraban de gritar al verlo. Sonó microbito y todo mundo era feliz. Entró  la sinfónica y aunque en algunas canciones su papel desaparecía y en otras destacaba el concierto fluyó  de manera muy agradable. Cada canción transportaba (al menos a  los más  grandes) a momentos particulares que vivieron durante sus épocas de “cotorreo”. El escenario  se convirtió en una rockola de la que salieron “Kumbala” “Beber de tu sangre”, “Hombre lobo en París” (en lo personal el mejor  momento de la noche), “La Muralla Verde” etc, aunque principalmente brotaron a montones nostalgia y recuerdos.


Es evidente que los protagonistas se divierten y disfrutan haciendo estas presentaciones, posiblemente sepan que (a excepción de Sabo y Leo)  viven unas horas de éxito masivo que con sus bandas  originales no podrían haber disfrutado. El final se acerca y la mejor manera de despedir este viaje es con “Cuando pase el temblor” de Soda Stereo. El temblor ya pasó, y también la lluvia que se hizo presente a medio concierto. Los aplausos y ganas de querer seguir escuchando rock en tu idioma  no evitan que la rockola se apague y cada uno regrese a los dos miles, los ochentas han quedado atrás,  aunque se confirmó que sus himnos musicales siguen muy vigentes.



Comentarios

  1. Fue una noche nostálgica en general me gusto mucho pero me hubiera encantado ver a Paco Familiar cantando kumbala y al vocalista de la unión,Sabo Romo logro hacer con este proyecto un gran espectaculo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ian Curtis. Condenado a arder.

Corona Capital 2017. 5 bandas que valen la pena ver.

Arctic Monkeys: 10 años de la peor pesadilla favorita.