Bill Ryder - Jones. El familiar sonido de un corazón roto.

¡Bill Ryder - Jones es el Syd Barret de nuestra época!  No, no estoy loco, pero a mi parecer  y guardando todas las proporciones, lo es. Sé que es arriesgado empezar  con esta sentencia, sin embargo  tienen algunos paralelismos que me hacen creer lo anterior: Ambos fueron miembros fundadores de grandes bandas, ambos  las  abandonaron por problemas mentales y ambos se  refugiaron en casa, con sus madres. El diamante loco jamás regresó de su viaje astronómico,   por fortuna Bill Ryder - Jones poco a poco pudo recuperarse, salir de la depresión y controlar la ansiedad que le generaban los grandes conciertos, su cura fue la música.


Estando en casa, alejado totalmente de lo que seguía haciendo  The Coral, empezó a obsesionarse con la música clásica y así  a manera de  terapia espiritual fue creando  poco a poco pequeñas piezas instrumentales, que a la larga se convirtieron en una especie de soundtrack  imaginario (ya que no existe película alguna) para la novela  “if on a winter´s night a traveler”. Al  conocerse estas grabaciones   y tener una gran recepción por parte de la critica  decidió re grabarlas, está vez acompañado por  la Royal Liverpool Philharmonic Orchestra, así que oficialmente en Noviembre del 2011 Bill Ryder - Jones estrenó su primer trabajo solista "If".  

Los años siguientes  siguió relacionando su música con el cine, creando scores para dos cortometrajes hasta que en el 2013 vió la luz “A bad wind blows in my heart”, a mi parecer su obra  cumbre en su joven carrera solista.  El álbum fue en su mayoría grabado en su habitación, lo cual  lo impregna de  una melancolía y depresión palpable en cada canción. Su susurrante voz parece la guía  ante la resignación para nuestros anhelos inalcanzables. Aunque podría remitirnos un poco a la obra de Elliott Smith, los acompañamientos orquestales en los que se apoyan las canciones le  dan una originalidad propia . Un elegante disco  que ayudo a Bill Ryder - Jones a consolidarse como una figura de culto en la escena  musical de UK.

Posterior a éste álbum y sus  buenas criticas, se vio a un Bill mucho más seguro y sociable. Participó  incluso en una campaña de Converse donde fue la imagen y creó una canción junto a Graham Coxón de Blur. También en ese tiempo se apoyó en su amistad con Alex Turner (Bill grabó parte de las guitarras en el primer disco de The Last Shadow Puppets) para ser parte de la gira del AM  de los Arctic Monkeys, donde generalmente subía con ellos al escenario para interpretar "Walk on the Wild Side” de Lou Reed.

En Noviembre del 2015 salió  “West Kirby Coutry Primary”, su último trabajo a la fecha y un homenaje a su península natal. Acá tenemos a un Bill  más rockero, quitando importancia  a los sonidos orquestales   y dándole un rol más protagónico a la guitarra, a fin de cuentas ¡él es un guitarrista!. Dejó también a un lado el rol protagónico de sí mismo tanto en lo musical como en lo visual, apoyándose de lleno en los músicos que forman su banda. Al escuchar sus canciones por momentos este álbum nos recuerda al trabajo  que Pavement hacía 20 años atrás, sin embargo la voz  de Bill es inconfundible y  en eso se basa para tener su propio estilo.

Bill Ryder Jones es uno de los músicos más infravalorados en la escena actual, pero parece que es algo a lo que está destinado;  ya que The Coral, la banda que formó 20 años atrás carga hasta la fecha con la misma sentencia. El chico que se autoexilió en su habitación para encontrarse a si mismo, para  sacar la depresión de su  mente y colocarla en sus canciones, Bill Ryder Jones, el familiar sonido de un corazón roto.







  



Comentarios

Entradas populares de este blog

Ian Curtis. Condenado a arder.

Corona Capital 2017. 5 bandas que valen la pena ver.

Arctic Monkeys: 10 años de la peor pesadilla favorita.